Busca lo más vital

Mowgli-Junior-Bagheera-1600x1200-Wallpaper-ToonsWallpapers.com-

De pequeña ( no es que haya crecido mucho de tamaño xD ) siempre me decían frases tales como : “No vayas descalza que te vas a constipar” ( realmente me decían costipar pero el corrector de vocabulario me lo corrige 😛 )  a que a muchos de vosotros también ? y que me decís de la frase : “No abras el frigorífico descalza que te va a dar la corriente”… y allí estaba yo, delante del frigorífico, jugándome la vida… que digo yo… que los frigoríficos ( frigo para los amigos ) y los electrodomésticos en general en aquella época ( los años 80 ) eran indestructibles, por eso, cada vez que me acercaba al frigorífico descalza era una ruleta rusa… ¿ me dará calambrazo ? ¿ no me dará ? ¿ ganará el frigorífico ? ¿ ganaré yo ? y sobretodo ¿ por qué puñetas metía la Nocilla en el frigorífico ? eso no había Dios que pudiera untarla en el pan !! .

Que porque os cuento esto, pues la verdad, no lo sé…bueno si, para que veáis que yo desde siempre he sido un poco Mowgli, me encantaba ir descalza por todos lados, y no sólo en casa con el frigorífico desafiándome…sino en cuanto veía un cacho césped allí estaba yo, quitándome las zapatillas para hacer el Mowgli, y disfrutar de esa sensación de conectar con la madre tierra y buscar lo mas vital 😉

En Mayo de 2014 comencé a correr y a hacer la transición, primero empecé con amortiguadas, unas Saucony con muy poco drop ( viejunas )  y después me compré las FiveFingers.

Mis entrenamientos con las Five, tuve que ir adaptándome, ya que la pisada cambia, no es exactamente como correr descalzo pero se aproxima. El primer mes notaba que se me cargaban los gemelos, algo normal, ya que no estaba acostumbrada a correr tan “plana”, me compré una patorrilleras de Hoko para evitar que se cargaran demasiado, pero curiosamente el cuerpo enseguida asume que algo es diferente y con el entrenamiento vas notando que el gemelo se va cargando cada vez menos, la técnica de carrera se va modificando y pisas mejor.

Una vez empecé a “dominar” la técnica con estas nuevas zapatillas, me decidí a probar a correr descalza, un poquito. En el inicio de mi entrenamiento, bajaba descalza desde casa, cruzaba la calle y allí tengo un carril bici que está bastante bien. Comencé a trotar, los primeros días 100mts y luego me ponía las zapas, y así cada vez iba aumentando un poquito más la distancia hasta que llegué al primer km descalza, la sensación era de que quería seguir corriendo, pero hay que ser cauta y tener mucha paciencia ya que si haces la transición muy rápida, corres el riesgo de lesionarte y tener que volver a empezar todo el proceso.

Cada vez añadía mas metros, lo que si que notaba es que cuando corría descalza lo hacía de diferente manera que cuando iba con las Five, no se me cargaban los gemelos…que curioso…mi técnica mejoraba. Y así fui pasando los meses, me pasé todo el verano entre las five y descalza, lentamente, sin prisas pero sin pausas, buscando lo más vital 😉

 

 

Anuncios

Mamá quiero ser minimalista

five fingers

Mi historia con el barefoot o descalcismo no es como en la de la mayoría de corredores, por hartarse de las lesiones, plantillas a tutiplén y demás. Mi historia es un poquito diferente. Yo comencé a correr hace tiempo, bueno a intentar correr…porque cada vez que lo hacía no duraba ni dos meses entrenando, me aburría soberanamente, no encontraba nada motivador.

Hacía todo lo posible por motivarme, me compré el chip ese de Nike que sincronizaba con el ipod que te cantaba los ritmos y los kms recorridos, me ponía música, pero uff… había días que era una pereza sobrehumana, envidiaba a mi marido Jorge, él aunque cayeran chuzos de punta salía a correr. Yo le acompañaba a las carreras, me gustaba mucho el ambiente, hacía un montón de fotos ( menudo reportajes tiene mi marido jeje ) y en esos momentos tenía bastante envidia( la sana ) de él y de toda la gente que había allí pasándoselo pipa a pesar del esfuerzo, del frío o del calor. Volvía a empezar a correr, pero nada que no aguantaba, corrí alguna carrera, la Volta a Peu de Valencia, como la corre gente de todo tipo, me dije, bueno, la última no voy a llegar… no llegué la última pero lo dicho, sin motivación.

Lo dejé, y al cabo de unos años comencé a correr de nuevo, intentaba por todos los medios el “engancharme” y después de llevar más o menos un mes Jorge me descubrió a Emilio Sáez Soro, yo lo había visto en alguna carrera, me llamó la atención porque corria con sandalias! luego supe que se llaman huaraches. Empecé a buscar información sobre correr minimalista o descalza, visité el  blog de Emilio ( cosa que sigo haciendo y al cual os recomiendo seguir ) y me compré unas fivefingers vibram.

Recuerdo el día que las estrené, aluciné, era una pasada! parecía que iba descalza, mi cerebro recibía mucha mas información, era como correr con calcetines, alguna piedrecita me despertaba jeje, volaba con ellas, y empecé a correr mas a menudo, ahora había encontrado una motivación para hacerlo…pero yo quería dar un paso más, quería correr descalza, pero eso ya te lo contaré en mi próxima entrada  😉

Muchas gracias por leerme! Espero poder verte de vuelta en mi humilde blog 😉

Follow Barefoot woman on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: